Páginas

1 de septiembre de 2010

Diario en la cárcel V (La madre)

Foto: AP

Entra al salón en busca de su hijo, en la visita anterior le dijeron que por indisciplina lo mandaron a la celda de castigo, allí estaría veintiún días, con media ración de comida y sin sol; así que para verlo, debía esperar al mes siguiente.

Ahora, ella busca entre decenas de presos con sus familiares, sin encontrar a su hijo; es imposible no reconocerlo, los guardias debieron equivocarse y y dejarlo entrar de la galera. Va hasta la puerta a preguntarle a los oficiales; su hijo no está. Ellos insisten en que sí, y le enseñan la foto en la tarjeta que todos tienen como identificación.

La madre regresa al salón y pacientemente busca uno por uno. Al llegar al final y no encontrarlo
comienza a llorar, pero comprende que pierde tiempo y que luego los guardias no se lo tendrán en cuenta, así que supera su nerviosismo y reinicia la búsqueda, también infructuosa.

Cuando la vuelven a ver angustiada, los guardias se enfurecen, le dicen que su hijo sí está, que por favor, si ella no lo crió que busque a la persona que lo hizo para que le indique dónde está.

Prefiere callar, sin aclarar que crió a sus hijos sola y nunca tuvo quien la ayudara. Y repasa nuevamente cada rostro. Cuando revisa y no lo encuentra, le da vergüenza molestar otra vez a los sargentos.

En el salón, sólo hay un muchacho que duerme, solitario, con el rostro escondido entre sus brazos, pero por mucho que lo mira, nada le indica que sea su hijo. Esta pelado a rape, su cabeza es demasiado pequeña, los brazos flacos, la piel muy blanca y la espalda estrecha. Su hijo es alto y fuerte. Aunque le llama la atención que todos los presos estén con su familia y él no. Se acerca, desconsolada, a pesar de saber que lo hace por gusto.

Con temor, lo toca por el hombro; el muchacho levanta la cabeza y la abraza.

5 comentarios:

Ricardo Rios dijo...

Esta pelea mundial por los DDHH es muy motivadora, porque hay que pasarle por encima a tan aterrador cuento, para tener el coraje de querer abrazar a esa madre y ese hijo en una "plaza liberada" sin tener que llorar por los ausentes. Desde la Venezuela conmovida por la muerte de Franklin Brito os envío mis votos de éxitos para que podais tener una Cuna vivible

Anónimo dijo...

Presiento q no debí haber encontrado nunca este blog, ahora busco impaciente en el día a día si aparece algo más, para una vez encontrado sentir q se me opresiona el alma, cada artículo es un golpe contra mi cerebro, siempre me pregunto y q aporto para q no sea así?, mi respuesta es "nada" solo sufrir, tal vez algún día sea cosa del pasado y los q no hicimos nada lo llevemos muy adentro como un secreto bien escondido, para q nuestros descendientes no sepan q fuimos parte de esto.

hector cornillot dijo...

CARTA BIERTA
COMANDANTE: LIBERTAD DE ACCION Y PENSAMIENTO ES POSIBLE ASEGURANDOLOS CON DINERO, ANTE LA LEY, SUPERVISADO POR EL GOBIERNO.
EL COMANDANTE EN JEFE DEL 26 DE JULIO, FIDEL CASTRO, SE VISTE CON UN UNIFORME COMO EL QUE USO PARA MONTAR EL GRAMMA, Y RECORDAR DIAS CUANDO” TODOS ERAMOS ENTUSIASTAS, Y POR LO GENEREAL DESINTERESADOS Y PUROS”. DESPUES DE 50 ANOS DE OBLIGADA GUERRA, ESA PURESA DE LA JUVENTUD PATRIOTICA CUBANA ESTA HOY EN LOS UNIVERSITARIOS EN EL INTERNET, COMO JOANI SANCHEZ Y VOCES CUBANAS, ENTRE OTROS, QUE CLAMAN PORQUE EL 26 DE JULIO PERMITA LIBERTAD. LA LIBERTAD QUE PERMITE ASEGURAR TODOS LOS DERECHOS Y PORPIEDADES CON DINERO PAGO A COMPANIAS D E SEGUROS PRIVADAS, ANTE LA LEY, SUPERVISADO POR EL GOBIERNO; COMO FUNCIONA EN ESTADOS UNIDOS.
HECTOR CORNILLOT
POR FAVOR, ORA UNOS SEGUNDOS A TU DIOS, POR EDUARDO AROCENA; AROCENA ES UN GUERRERO CUBANO EN CARCEL NORTE AMERICANA

ecgalup dijo...

Muy triste, asi debe ser para una madre encontrar a su hijo irreconocible, peor aun cuando sabe que no es culpable, que el verdadero culpable es el dictador

Chez Isabella dijo...

Angel, este me tiró pa' abajo de mala manera. Y es que además la imagen que ilustra tu post me recuerda tanto a Gloria Amaya...

No sé cuándo llegará ese día, hermano, lo que sí no puedo hacer es resignarme a sufrir y a quedarme cruzada de brazos. Sigo siendo de la opinión que todos podemos hacer algo, emprender acciones, por pequeñas que sean. El super objetivo: derrocar al tirano.

Por favor, si pudes, mándame una dirección para contactar a Alejandro Azcuy (supongo lo conoces, pues hay una foto de él con uno de tus posts).

Te mando un abrazo. Te leo siempre.